marketing estratégico
Marketing digital

Importancia del marketing estratégico en tu empresa

En la actualidad, muchas empresas desconocen la importancia del marketing estratégico. Esto se debe posiblemente a que en muchas ocasiones se vuelve un poco difícil definir los objetivos, porque suelen haber muchos y es complicado darle prioridad a alguno cuando falta demasiado trabajo por hacer.

Aunque no lo creas, el panorama relatado en el párrafo anterior puede estar generado por no trabajar de manera estratégica y planificada, pues en la mayoría de los casos, es más ‘fácil’ trabajar sobre la marcha que crear un plan de acción, con objetivos definidos y que se pueda cumplir con plazos establecidos.

Si te sientes estancado o sin un rumbo fijo y no encuentras el camino a seguir para lograr tus objetivos comerciales, lee con atención la importancia del marketing estratégico y comienza tu planificación con la ayuda de los profesionales correctos.

Importancia del marketing estratégico

El marketing estratégico se basa en la detección de oportunidades en el mercado y de este modo busca aprovecharlas para así generar el crecimiento de la empresa.

Así mismo, consigue satisfacer ampliamente a los consumidores aportándoles mucho valor y las soluciones que en ese momento están buscando.

Trabajar con una planificación basada en el marketing estratégico ayudará a tu negocio a expandirse y ampliar su cuota en el mercado.

Además, puedes incursionar en otros segmentos al detectar necesidades básicas que necesiten de algún producto o servicio que tu empresa pueda crear.

Básicamente, el marketing estratégico es sumamente importante para las empresas porque te permite trabajar con una base muy estable, que si bien puede cambiar en función a los cambios del mercado, podrás tomas las precauciones necesarias y aplicar las correcciones pertinentes a tiempo.

Veamos cuales son estas bases del marketing estratégico que lo hacen tan efectivo.

El target es lo principal en el marketing estratégico

Trabajar estratégicamente implica conocer muy bien la audiencia a la que nos vamos a dirigir. He visto en muchos casos, como dueño de empresas ya establecidas o marcas emergentes no conocen muy bien a su audiencia.

Puede tengan un conocimiento más o menos acertado de quienes serán las personas que comprarán sus productos, pero no los han estudiado a profundidad.

Esto genera como consecuencia perdida de inversión y capital humano, pues se estarán realizando esfuerzos publicitarios que no tienen un rumbo definido, pues no se sabe quién es exactamente el cliente ideal y, por ende, tampoco sabremos donde están.

Tanto en el ámbito digital como en el tradicional, se deben hacer exhaustivas investigaciones para saber dónde está nuestra audiencia, qué hace, qué le gusta, cuáles son sus pasatiempos, cuáles son sus hábitos de consumo y por supuesto, cual es la necesidad a la que van a satisfacer con el producto o servicio que ofrecen.

Las ventajas que tenemos en el marketing digital es que podemos saber, gracias a diversas plataformas de retroalimentación, cuál es la cuota en el mercado que poseemos y cuál es nuestra segmentación demográfica, de este modo podemos orientar cualquier campaña digital al público correcto.

En el caso del marketing tradicional, la audiencia cambia demográficamente (aunque esta audiencia también esté dentro de la segmentación digital, se pueden hacer esfuerzos en publicidad local para hacer más fuerte el mensaje), pues suele ser un nicho más específico y los vehículos que podrían implementarse aumentan.

Usarás los objetivos SMART

Trabajar estratégicamente significa hacerlo con objetivos bien claros y definidos, pero además de eso, que sean alcanzables, específicos, medibles, relevantes y temporales y de eso se tratan los objetivos SMART.

Fijarte objetivos que sabes que probablemente no van a cumplirse es perder tiempo y dinero, por eso, con el marketing estratégico como motor principal, podrás definir tus objetivos pensando siempre en cumplir con estas cinco características que lograrán que cumplas esto que te has trazado en el tiempo establecido.

Para que tengas una idea, un objetivo SMART puede ser el siguiente:

  • Aumentar la cantidad de suscripciones de mi sitio web un 20% en el segundo trimestre del año.

Este es un ejemplo claro y específico de lo que se quiere conseguir por medio de una campaña estratégica, pero los objetivos pueden ser muchos, así que tendrás que priorizar e ir cumpliendo uno a uno todo lo que deseas cumplir.

Tu equipo tendrá claros los objetivos

Al tener una planificación, todo tu equipo de marketing y ventas manejará la misma información y de este modo se evitarán confusiones e incoherencias en la difusión de los mensajes.

Una de las grandes ventajas del marketing estratégico es que para implementarlo se deben cumplir con puntualidad cada paso y esto estará plasmado en un documento digital al que los encargados de su implementación tendrán acceso, por lo que se disminuirán considerablemente los errores.

Tu empresa será más auténtica

Lograrás crear una propuesta única de valor que pueda diferenciarte dentro del tumulto de marcas que forman parte de tu competencia.

Pensando estratégicamente, buscarás siempre crear algo novedoso que genere interés en el público al que te estás dirigiendo.

Con el marketing estratégico podrás posicionarte en el mercado y lograr una amplia diferencia con respecto a otras marcas. Además tendrás una gran ventaja competitiva que te hará escalar los peldaños que necesitas hasta llegar a la cima.

Si quieres comenzar a ver cambios notorios en tu empresa, ponte en contacto conmigo y hablemos sobre el tema, estaré encantada de conversar contigo sobre tu marca.

Publicaciones Similares

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *